EL CATÓLICO PEPE BONO

EL CATÓLICO PEPE BONO

Nacido en un lugar de la Mancha (Salobre, Albacete) hace 58 años, José Bono, presidente del Congreso, entró en política a través del bufete de abogados de Raúl Morodo. Gracias a este, ingresa en el PSP de Tierno Galván; se une luego a Tierno contra Morodo en la operación de compraventa del PSP; aterriza con el Viejo Profesor en el PSOE y mientras Tierno recibe en recompensa la alcaldía de Madrid, Bono obtiene el acta de diputado.

Previamente se había labrado una imagen progre, muy años 70, con dos ingredientes fashion:

Catolicismo social, entre Unamuno y el padre Llanos, tras estudiar con los jesuitas en Alicante. Lo social ha quedado en retórica y lo religioso en olor a sacristía… o a azufre, a juzgar por los palos que acaba de dar a los obispos por recordar lo obvio: que matar nasciturus está feo.

2 Lucha por los derechos humanos. Fue acusador particular por los asesinatos de los abogados laboristas de Atocha (1977) y viajó a Chile, en 1976, para denunciar las violaciones de Pinochet. Perfecto… si no fuera porque después dijo que al chileno le llamaría asesino; y a Fidel Castro, no.

Después, Bono cogió el ascensor. El primer botón fue Guerra: gracias a su apoyo, ascendió al Gobierno castellano-manchego (1983).
Le salió entonces la vena populista y se plantó ante Felipe González para impedir la instalación de un campo de tiro en Cabañeros. Fue un tanto político que le granjeó votos y le permitió eternizarse en el trono manchego.

Nadie le puede negar carisma. Pepe Bono es de los que se patean la calle y recorren pueblos y verbenas, repartiendo apretones de manos y dejando un reguero de preguntas por la salud y la familia.

Aspirante a ‘namber guan’

El desaparecido y vitriólico periodista Javier Ortiz dice en su libro El felipismo de la A a la Z que fue de Bono la idea de incorporar a Garzón a las listas felipistas, en el 93. “Pan para hoy y hambre para mañana, musitaron los guerristas. No comprendieron que lo que FG buscaba era precisamente pan del día”. Y añade, corrosivo: “Estoy seguro de que alguien como él jamás hubiera sido primera figura de la política en una democracia medianamente presentable”.

Pudo haber sido mucho más: se presentó en 2000 a candidato a namber guan del PSOE en el Congreso Federal del que salió ZP.
¿Se lo imaginan? ¿Cómo hubiera reaccionado ante el 11-M y ante el chantaje nacionalista y la tregua de ETA…? ¿Cuál de las dos caras hubiera mostrado este Jano de la política? ¿La transformista? ¿O la constitucionalista?

Lo que no es política-ficción fue su paso a Defensa, ministerio estrella, en el que debutó muy marcialmente en 2004: reculando. Con la retirada de las tropas de Irak, razón por la que fue condecorado (¿?).

Su paso por Defensa fue controvertido. Cargó con el baldón del Cougar, el misterio del helicóptero perdido. Y no es que Trillo, su antecesor, fuera Lord Wellington precisamente, pero Bono no ha dejado entre los militares el buen recuerdo de Eduardo Serra o Julián García Vargas.

Consumado escenógrafo, dos años después dejó la política, para hacerse de rogar (la familia alegó), no sin antes destituir al general Mena, aquel que avisó en una Pascua militar del peligro que el Estatut representaba para la unidad de España.

Bono, sí, pero convertible

Pero, MacArthur de agua dulce (o salobre), escenificó su ‘volveré’ como presidente del Congreso (2008), cargo decorativo-institucional, del que esporádicamente desciende a la arena para jugar al social-bonismo.

Camaleón para Eduardo Haro Tecglen, “predicador seglar” para César Alonso de los Ríos, “sepulcro blanqueado” para Juan Manuel de Prada, ha sido elogiado y criticado por sus guiños a izquierda, derecha… y centro (debe ser una nueva modalidad de instrucción: antes era izquierda, izquierda, izquierda-derecha-izquierda). Guiños a los obispos y a Alfonso Guerra, una vela a Dios y otra las rosquillas de San Carlos Borromeo.

Porque Bono es un poliedro. Tomen nota:

– Por un lado sacó un decreto estalinista para que la Educación quede en manos de los ayuntamientos, sin tener en cuenta a los padres, como hizo cuando presidía Castilla-La Mancha, y por otro lleva a sus hijos a centros privados o de la Iglesia

– Proclama que la familia es “la base esencial de la sociedad”, pero, en cuanto aprueban el ‘gaymonio’, dice que lo menos importante es que se llamen “unión o matrimonio”.

– Está todo el día brujuleando por el Corpus y posando con el cardenal, y nos recuerda, por si se nos había olvidado, que es católico prácticante, pero manipula la Evangelium vitae, sacando frases de contexto para justificar la muerte de inocentes en el seno materno.

– Es la misma persona que dice que “la vida es más importante que la política” y que, a la vez, se ha pasado en la cosa pública más de la mitad de su existencia (34 de sus 58 años)

No es extraño que, tiempo ha, arrastre el sambenito de Bono convertible. Él mismo lo admite implícitamente al exhibir su DNI: “Soy un político: ya lo era cuando era estudiante, profesor y abogado”.

Fuente: Albadigital: http://www.albadigital.es/2009/12/04/religion/bono-siempre-a-flote/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s