¿Qué es el feminismo radical?

15621913_717336005109891_2902443858936079414_n

feminazis

El feminismo radical es una corriente feminista que surge en Estados Unidos a finales de años 60 y continúa en la década de los 70 que sostiene que la raíz de la desigualdad social en todas las sociedades hasta ahora existentes ha sido el patriarcado, la dominación del varón sobre la mujer. Esta corriente se centra en las relaciones de poder que se organizan en la sociedad, construyendo la supremacía masculina, entre otras cuestiones debido al papel reproductivo del hombre y la mujer.1 Se denomina feminismo radical porque se propone buscar la raíz de la dominación.2

Las radicales identificaron como centros de la dominación patriarcal esferas de la vida que hasta entonces se consideraban “privadas”. A ellas corresponde el mérito de haber revolucionado la teoría política al analizar las relaciones de poder que estructuran la familia y la sexualidad; lo sintetizaron en un slogan: lo personal es político.3 Consideraban que los varones, todos los varones y no sólo una élite, reciben beneficios económicos, sexuales y psicológicos del sistema patriarcal, pero en general acentuaban la dimensión psicológica de la opresión. Así lo refleja el manifiesto fundacional de las New York Radical Feminist (1969), Politics of the Ego, donde se afirma: Pensamos que el fin de la dominación masculina es obtener satisfacción psicológica para su ego, y que sólo secundariamente esto se manifiesta en las relaciones económicas.3

El feminismo radical hace hincapié en las relaciones de opresión entre los sexos.

El marco teórico del feminismo radical fue inspirado por dos obras fundamentales publicadas en 1970: Política Sexual, de Kate Millet y La dialéctica de la sexualidad, de Sulamith Firestone, obras que acuñaron conceptos fundamentales para el análisis feminista posterior, como patriarcado, género y casta sexual.

“Armadas de las herramientas teóricas del marxismo, el psicoanálisis y el anticolonialismo, estas obras acuñaron conceptos fundamentales para el análisis feminista como el de patriarcado, género y casta sexual. El patriarcado se define como un sistema de dominación sexual que se concibe, además, como el sistema básico de dominación sobre el que se levanta el resto de las dominaciones, como la de clase y raza. El género expresa la construcción social de la feminidad y la casta sexual alude a la común experiencia de opresión vivida por todas las mujeres” señala la filósofa y teórica feminista Ana de Miguel.3

Ambas autoras además de su producción teórica también tuvieron una activa participación en los diversos movimientos de mujeres, algo muy frecuente entre las feministas radicales. En ese sentido Kathleen Barry escribe que “la teoría feminista radical es el producto de una comunidad de feministas y surge de la interacción de teoría y praxis (…) Si bien hay diferencias entre nuestras diversas perspectivas teóricas, hay una cosa en la que todas estamos de acuerdo: el poder colectivo e individual del patriarcado (…) es el fundamento de la subordinación de las mujeres”.7

(Texto tomado de Wikipedia)

 

  1.  Willis, “Radical Feminism and Feminist Radicalism”, p. 117.
  2. Volver arriba  Puleo, Alicia. «Lo personal es político: el surgimiento del feminismo radical». Teoría feminista: de la Ilustración a la Globalización. Amorós, Celia Y de Miguel, Ana (Eds.).
  3. ↑ Saltar a: a b c d Ana de Miguel«Los feminismos a través de la historia. Capítulo III»Mujeres en Red. Consultado el 29 de septiembre de 2016.
  4. Volver arriba  Samara de las Heras Aguilera (enero de 2009). «Una aproximación a las teorías feministas». Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 9. Consultado el 29 de septiembre de 2016.
  5. Volver arriba  Betty Friedan (1963). «El problema que no tiene nombre»http://www.mujeresenred.net. Consultado el 29 de septiembre de 2016.
  6. ↑ Saltar a: a b Álvarez, Silvina; Sánchez, Cristina (2001-2008). Elena Beltrán y Virginia Maquieira (edi), ed. Feminismos, debates teóricos contemporáneos. Alianza Editorial. Consultado el 29 de septiembre de 2016.
  7. Volver arriba  Barry, Kathlee (1994). «Teoría del feminismo radical: política de la explotación sexual.». C. Armorós “Historia de la Teoría Feminista” Universidad Complutense.feminazis

7 comentarios en “¿Qué es el feminismo radical?”

  1. Esta manera de tratar cualquier tema, en este caso el feminismo, nada más se puede llamar deshonesto.
    Bueno, cada uno puede hacer con su blog lo que le da la gana y no está obligado de ser objetivo.
    Sin embargo da lástima que la aparente seriedad de este blog solo es una ficción.

    La linea acá está clara: no se trata de describir el movimiento feminista en su contexto histórico y en su diversidad sino de satanizarlo y crear o confirmar prejuicios y pre-conceptos machistas y ultra-conservadoras.
    Por qué?
    El objetivo es justificar la falsa propaganda de la supuesta “ideología de género”, ya descrita como supuesto producto del feminismo radical.

    La mala práctica empieza con copiar todo el texto de Wikipedia sin mencionarlo.
    Sigue con crear la impresión que el feminismo radical histórico sea todavía relevante hoy en día y represente el feminismo moderno.
    Sigue, pero no termina, con “decorar” esta cita incompleta con fotos y citas horribles de mujeres que el lector debería asociar con el texto de Wikipedia (y con eso con el descrito feminismo radical) aunque en realidad estas mujeres no son mencionadas en el artículo y las supuestas citas no son representativas del feminismo en su totalidad.
    “Naturalmente” el autor del blog tampoco nombra la fuente de su “decoración” tendenciosa y difamatoria. Para el lector queda muy difícil si no imposible averiguar la autenticidad y el contexto de las supuestas citas. Sospecho que el autor ni siquiera se haya preocupado de averiguarlas, ya que el objetivo del artículo no es informar sino crear y confirmar prejuicios.

    Me tomé la libertad de investigar el origen de una de estas imágenes, con fotos y supuestas citas de Solanas, Dworkin y Cooper.

    Google encuentra esta imagen con el título “feminazis.jpg” publicada en un blog machista. Sin embargo el propietario de este blog no parece ser el autor de la imagen.
    A la feminista Andrea Dworkin se le atribuye esta cita en la imagen: “Quiero ver a un hombre golpeado, ensangrentado, con un zapato de tacón clavado en la boca, como una manzana en la boca de una cerdo”.
    Siempre con Google, esta cita se encuentra en una artículo de opinión de Luis Christian Rivas Salazar en “El Día” de Bolivia, del 19 de Diciembre, 2014 e igual idéntico en el sitio eju.tv.
    Sin embargo tampoco este señor, que habla de “hembrismo” en vez de feminismo, cita su fuente.
    Fuera de este único texto, Google no conoce esta supuesta cita.

    Es una invención del señor Salazar?
    Si no, en qué contexto fue dicha o escrita esta frase? No lo sabemos y ciertamente el señor Llorca tampoco lo sabe, a lo mejor ni siquiera le interesa.
    Tampoco le interesará por qué la señora Dworka (QEPD) puede haber sido tan radical en su feminismo.
    Publicar citas falsas es muy deshonesto, sin embargo citar algo fuera del contexto no sería menos deshonesto.
    Recomiendo leer la necrológica de Dworkin, publicada en El País (http://elpais.com/diario/2005/04/13/agenda/1113343209_850215.html) y replicada parcialmente en Wikipedia.
    “Andrea tuvo unos comienzos muy duros, con abusos por parte de su padre y de su primer marido, un anarquista holandés que la maltrataba. A los 18 años fue arrestada durante una protesta contra la guerra del Vietnam y estuvo en la cárcel de mujeres del Village, donde sufrió los abusos de dos médicos. … Todos estos factores dominaron sus batallas subsiguientes contra toda forma de violencia contra la mujer. …
    Tras licenciarse en Literatura en 1968 por el Bennington College, dedicó todas sus fuerzas a la lucha feminista. Básicamente, fueron batallas contra la pornografía, la pedofilia, la violencia contra la mujer y la conducta sexual del hombre como referente de la desigualdad imperante, ahondando en la utilización del sexo por el hombre como vehículo del poder patriarcal.
    … En 1999, a los 53 años, fue drogada y violada en un hotel de París, un suceso que le hizo un daño enorme, agravado, además, porque hubo quien no creyó su historia.”

    Si investigamos solo un poco, gastando 10-15 minutos para hacer un trabajo serio, descubrimos que esta mujer, cuya supuesta cita no puede ser verificada y hasta puede ser falsa, no es un monstruo sino una mujer abusada y violentada por hombres desde su infancia. Descubrimos que detrás su feminismo radical hay una historia horrible que hace comprensible su posición dura contra “los hombres”. Esto no quiere decir que se debe necesariamente compartir esta posición que, como cualquier radicalismo y extremismo, no es siempre útil para resolver problemas sociales reales.

    Sin embargo en su caso específico, con toda la violencia sexual que ha sufrido, no me sorprendería absolutamente si ella en alguna situación hubiera dicho algo parecido a la supuesta cita. Violencia crea odio y quiero ver quien, después de haber sufrido tanta violencia, no habría desarrollado sentimientos muy negativos contra sus abusadores, tal vez generalizando injustamente. La realidad es que aun hoy violaciones sexuales de mujeres, niñas y niños suceden cada día, mayormente por hombres y muchas veces quedan impunes.

    A menudo lo que parece radical en un periodo puede ser pensamiento común algunos decenios más tarde y ser justificado por la historia. Los años ’60 fueron marcados no solo por el movimiento radical-feminista sino también por protestas internacionales contra la guerra en Vietnam y contra la aceptación y hasta el apoyo de brutales dictaduras en Latinoamérica y en el Irán por los USA y sus aliados. Dworkin era parte de esta juventud que parcialmente se radicalizaba porque no veía posibilidades de eliminar esta violencia institucional. Como vemos, también protestaba contra la violencia política y la violencia de género que ella había experimentado personalmente por hombres.

    Quien voluntariamente se presta a difundir y promover falsedades y distorsiones como las de este blog, no tiene credibilidad y no es mejor de quienes acusa.

    Mi experiencia con este blog lamentablemente confirma de nuevo que quienes hablan de la supuesta “ideología de género” se basan generalmente en falsedades para lograr su objetivo de adoctrinamiento con una ideología ultra conservadora que, disfrazada como “moral cristiana” y con argumentos pseudo-científicos, quiere conservar en el siglo XXI el concepto del mundo de los tiempos del Antiguo Testamento, con su homofobia (y la transfobia derivada de esa), el rechazo de la igualdad de género y la negación de la violencia de género. Típico de estas personas es que niegan la existente desigualdad de género y por eso atribuyen los intentos de superarla como producto de una ideología.
    A esto sirve la distorsión y difamación del feminismo que critica al patriarquismo, y la invención de una supuesta “ideología” que según el Vaticano se “enseña en las escuelas” y que supuestamente “enseña a los niños que el sexo cada uno lo puede elegir”.

    Cuando se pregunta dónde se encuentra esta supuesta ideología en los currícula escolares o en leyes sobre la educación, se prefiere no responder y cambiar el tema. En esta táctica este blog no se diferencia de todas las demás publicaciones católicas sobre el tema.

    A las masas (generalmente ignorantes en este tema y dominadas por prejuicios antiguos) se presenta la ficticia “ideología de género” como algo que promovería la homosexualidad y “el cambio de sexo”, la “destrucción del matrimonio” y la “confusión” de los niños.

    A quienes buscan explicaciones que van más allá de eslóganes, se presenta el “feminismo radical” como creador de esta supuesta ideología y se lo describe de una manera que garantiza el rechazo seguro por quienes no investigan, sin mencionar que el feminismo radical era producto de su tiempo y que no solo la condición de la mujer ha cambiado desde entonces, sino también toda la sociedad y el mismo movimiento feminista. Se calla que las posiciones radical-feministas del siglo pasado hoy en día no son relevantes y ciertamente no influencian la educación pública.

    Sin embargo difamando como influenciada por una “ideología de género” a la educación moderna, científica y a favor de la igualdad de género (o sea de la igualdad social entre hombres y mujeres) y de la tolerancia para minorías y la comprensión del por qué de su existencia, se busca de imponer los principios de una otra ideología que quiere el exacto contrario de esto.

    Se quiere imponer una ideología que discrimina a personas LGB y se niega la realidad de personas transexuales. Se acepta y promueve campañas de odio contra personas LGBT como las de “HazteOir”, se acepta y promueve mentiras como la que haya curricula que enseñen a los niños que pueda “elegir su sexo” y se acusa de “confundir” a los estudiantes con una educación científica que contradice falsedades de fondo religioso.

    Tal vez el propietario de este blog es demasiado joven para conocer la situación política y social de los años ’60 cuando nació el feminismo radical, igual a otros movimientos radicales que ya no existen o no existen de la misma forma y con la misma filosofía.

    Esto es mi último comentario en este blog. No tiene sentido buscar un debate serio y honesto donde el objetivo no es el debate abierto sino la promoción de una ideología ultra conservadora y alineada con los dogmas de la iglesia católica.

    Pregunté por qué la iglesia católica no hace nada contra campañas de odio y de desinformación como la de HazteOir y recibo una respuesta que ni siquiera menciona esta campaña.
    Pregunto qué cosa tiene que ver una supuesta ideología feminista con la discriminación de las personas LGBT y recibo una cita de Engels del siglo IX sobre el orígen de la familia, pero nada sobre esto supuesto vinculo.
    Pregunto qué esta detrás de la expresión no verdadera del papa en Cracovia y no recibo respuesta alguna.

    No tiene sentido preguntar dónde las respuestas evitan de llegar a la raíz de la pregunta.
    A lo mejor este comentario ni siquiera pasará por la censura, ya que cuestiona los objetivos de este blog.

    1. Efectivamente, la entrada sobre el feminismo radical está tomada de Wikipedia. No lo he mencionado a propósito, no porque quisiera ocultarlo, sino porque en no pocas ocasiones, y veo que también en esta, se atribuye al autor falta de objetividad, prejuicios y ser tendencioso. ¿Acaso Wikipedia es tendenciosa, ultracatólica, ultraconservadora, difamatoria y pretende satanizar y confundir a la gente?
      No estoy para nada en contra de la igualdad de la mujer y la defensa de sus legítimos derechos. Estoy a favor de todo aquello que suponga un reconocimiento de la mujer y la liberación de todas aquellas formas de opresión que ha sufrido y sigue sufriendo por desgracia aún hoy día. Pero eso es una cosa y otra la defensa de la ideología de género.
      Por supuesto que las citas de las autoras no son representativas del feminismo en su totalidad. Y eso mismo es por lo que protesto. ¿Qué ha hecho la ideología de género? Apropiarse de la bandera de todo el feminismo para decir que quien no comparte los postulados de dicha ideología está en contra del feminismo. Y eso es una gran mentira. Yo estoy a favor de lo que defiende parte del feminismo, pero no de la ideología de género. Esto mismo es lo que han denunciado otras feministas como Christina Hoff que precisamente acusa a las radicales de haber robado el feminismo. Hay varios feminismos. Con el que no estoy de acuerdo es con el que defiende la ideología de género.
      Que Andrea Dworkin sufriera abusos y terribles sucesos en su vida, no quiere decir que sus teorías radicales nacidas del resentimiento, la rabia y el odio (que son comprensibles pero que no se justifican) sean verdaderas y tengan que ser aceptadas. Es lamentable lo que le sucedió. Pero el hecho de que una mujer haya sido violada, por ejemplo, no hace verdadera una teoría de que todos los hombres son unos violadores a los que hay que castrar. Esto lo entiende cualquiera.
      Me atribuyes falsedades y distorsiones pero no demuestras cuáles. Escribes respuestas tan largas y con tantos puntos y cuestiones que se hace imposible seguir una línea argumentativa sin que se mezcle con otras muchas y centrar la discusión y luego me acusas de no responder a tus preguntas. No por escribir mucho se tiene más razón.
      Repito que estoy totalmente a favor y creo sinceramente que hay que lograr una igualdad entre el hombre y la mujer. Que la mujer no debe ser discriminada por su condición de mujer ni tratada con inferioridad. Esto es algo que viene exigido por la igual dignidad de todo ser humano, independientemente de su sexo, raza, religión y forma de pensar. No caigas en el engaño de pensar y decir que porque no acepto y critico la ideología de género no estoy defendiendo a la mujer.
      Yo no he negado ni niego en absoluto la realidad de las personas gais, lesbianas, tansexuales como tú dices. ¿Quién es el que está manipulando cuando haces este tipo de afirmaciones?
      Con respecto a la campaña del Bus de HazteOir, te vuelvo a preguntar (porque no respondes) ¿dónde está la expresión de odio o de discriminación? ¿Se está diciendo que las personas con discordia de género son unos monstruos a los que hay que marginar, ignorar o excluir de la sociedad? Me acusas de manipular y de prejuicios y resulta que estás cayendo precisamente en manipular lo que digo.
      Vuelo a decirte que si las respuestas son de esta longitud el intercambio de posturas se hace imposible.
      Y como ves no hay censura.

    2. Preguntaste por la campaña de HazteOir y te respondí, no una, sino dos veces, antes de que me dijeras que no te respondía y que me acusaras de que ni siquiera la mencionara. Deberías haber visto las dos respuestas antes de hacer esa afirmación que es, evidentemente, falsa.

      1. Tal vez la estructura de este blog no favorece el descubrimiento de las respuestas porque la única respuesta a esta pregunta que que había visto era la con el titulo “Dos preguntas sobre la ideología de género”. En el párrafo 2) respondiste sin mencionar HazteOir, negando alguna campaña de odio, y ahora me preguntas otra vez cuál es la campaña de odio.
        Sin embargo, ya que te refieres a 2 respuestas, ahora he descubierto también la segunda donde efectivamente mencionas HazteOir.
        Te respondo a esta.
        Dices que la campaña de HazteOir es la respuesta a carteles en Bilbao que muestran niños con vulva y niñas con pene. La realidad es que la campaña de HazteOir no se limita ni a Bilbao ni a España, sino ahora está en los USA hipócritamente bajo el lema de speech freedom, donde nadie ha visto estos carteles y donde encuentra fuerte oposición.

        Para ti, “obviamente” los carteles de Bilboa “no se dirigía(n) a esa minoría de niños” sino “pretende es difundir las ideas de la ideología de género”. Esto es falso y, como en el caso de las imágenes antifeministas que usaste sin averiguar su veracidad, evidentemente tampoco averiguaste esto.
        Conozco los carteles que mencionas. Se trata de carteles de Chrysallis Euskal Herria (chrysalliseh.eus/) que existen en idioma español y vasco y no es una casualidad que fueron publicados en Bilboa, la ciudad más grande de la comunidad autónoma del País Vasco.

        Chrysallis Euskal Herria no es una organización de feministas radicales que trata de promover la mal llamada “ideología de género”, sino
        “… una pequeña asociación de madres y padres que atendemos una realidad muy concreta: la de los menores en situación de transexualidad, desde el acompañamiento a sus necesidades y desde el amor. En nuestra asociación hay familias de todas las sensibilidades políticas y religiosas, pero nos une la lucha por la felicidad de nuestros hijos e hijas.”

        Por qué publicaron sus carteles (que personalmente hallo muy bonitos y bien centrados)? Lo explican:
        “Consideramos fundamental la visibilización de su realidad para que la sociedad tenga conocimiento de la misma y así poder respetarla y acompañarla. Ese es el objetivo de la campaña que hemos puesto en marcha: hablar, dialogar e ir profundizando en el conocimiento, desde el respeto, el estudio y el rigor científico.
        Quienes han atacado la campaña han puesto sobre la mesa otro debate en el que no vamos a entrar. Ponen en jaque el respeto a los derechos de todas las personas y a la libertad de expresión y dar respuesta a eso compete a otros agentes sociales y políticos.”

        Igual como con las imágenes y citas difamatorias de algunas feministas, te dejas guiar por tus prejuicios, no investigas, generalizas y escribes falsedades que hubieras podido evitar con un mínimo de investigación.
        Justificas las acciones de HazteOir como oposición contra una “ideología” cuando en realidad se trata de la vida de niños y de sus familias que sufren la discriminación social de personas ignorantes, motivadas por las mismas falsedades que publicas tú y que lamentablemente promueve la iglesia católica.

        La verdad es, SÍ hay niñas con pene y niños con vulva y esto no tiene NADA que ver con una supuesta “ideología de género” atribuida a feministas radicales del siglo pasado.
        O tal vez crees de verdad que un niño o una niña de 4 años ya sepa que es la “construcción socio-cultural del género” y “elige” de “cambiar su sexo”, nada más por gusto o porque alguien se lo ha enseñado?
        Para esclarecer también esto, en caso de que no lo entiendas: se habla de “niñas” aunque tengan genitales masculinos y de “niños” aunque no tengan pene porque lo que determina una persona, su personalidad, es su mente y no su pene. Se hace esto también por respeto de la persona que se identifica así.

        Entonces por qué se habla (no solo yo) de una campaña de odio de HazteOir?

        Porque niega la realidad y hasta la existencia de estas personas, de estos niños.
        Decir “tu vida es una ficción, tú no existes” es invitar al odio de estas personas.
        Esto no es “respetar” o “tener consideración” por las personas que tienen ese problema de discordia de género.
        Esto promueve la falsedad (como tú lo haces igualmente) que la transexualidad nada más sea producto de una ideología y no una realidad.
        Un “engaño” como dice HazteOir.

        Una ideología que por otro lado describen como destructora de la familia, del matrimonio, de algo que confunde a los niños para que “eligen su sexo” y se transformen en homosexuales.

        Cómo va un escenario tan tenebroso no crear miedo, rechazo y odio contra los supuestos promotores de esta imaginaria “ideología”. Vas a negar tal vez que la muy extendida homofobia es exactamente eso: rechazo y odio de una minoría?

        La transfobia es el gemelo de la homofobia. La mayoría de la gente ni siquiera conoce la diferencia entre orientación sexual e identidad de género y de consecuencia entre homosexualidad y transexualidad.
        La propaganda contra la supuesta “ideología de género” moviliza las masas, no para rechazar ideas de feministas radicales del siglo pasado que hoy en día ya son superadas, sino porque la identifican con una lucha contra “el homosexualismo” y una supuesta (pero no existente) educación en las escuelas de que se puede “elegir (e inclusive cambiar) el sexo”.

        Para que entiendas la realidad de los niños transexuales y aprendas que no tienen NADA que ver con una “ideología de género”, te recomiendo que veas estas representaciones de TED (esperando que tu inglés sea suficiente para entenderlas):

        Esta te puede servir para entender porque se habla de “construcción social del género” y que esta nada más es una parte (y no la totalidad, como pareces creer) de la identidad de género:

        Y por finir una lección sobre identidad de género en español que no debería ser dificil para ti:
        “Niñas con pene y niños con vulva. Comprender para poder acompañar” (https://www.youtube.com/watch?v=bN2Zl3hiNXg)

        Lamento que la realidad es algo más compleja que las mentiras y que no es posible resumirla en dos frases, para que no pierdas la hebra.

      2. Yo estoy dispuesto a responder a todas tus preguntas. Lo que sucede es que tú no respondes a las que yo te hago y además escribes y escribes sacando más y más cuestiones.
        Conozco bien Chrisallis. ¿Cuántos casos hay en Bilbao de niños con discordia de género? Se buscaba “visibilizar” la existencia de esos niños y para ello escogen un slogan que casualmente coincide con el planteamiento de la ideología de género (¿casualidad?). Me parece que a esos niños y a sus familias hay que ayudarles y, por supuesto, evitar todo tipo de incomprensión hacia ellos. El problema es que cuando uno no está de acuerdo con la teoría con la que explican el por qué de la situación de esos niños y el modo de ayudarles, te acusan de estar en contra de ellos y de querer discriminarlos. No es así. De ningún modo el bus de HazteOir ha manifestado esto. Lo que dice responde a la ideología que hay detrás de la campaña de Chrisallis, pero no hay más que la afirmación de que las ideas sobre el sexo masculino y femenino que tiene la teoría de género de ciertos feminismos no son ciertas e inducen a engaño. Lo mires por donde lo mires, el lema del bus no expresa odio y mucho menos hacia esos niños o sus familias. Quien dice eso está negando la evidencia. Y, sí, son muchos los que lo han dicho pero no pueden indicar ninguna expresión de odio, ni de menosprecio alguno.
        Señálame la expresión que muestra odio del lema del bus. Pero no lo que piensas que piensan los que han puesto ese lema. Expresión de odio sería: los niños transexuales son unos monstruos y habría que eliminarlos. O también: excluyamos a los niños con disforia de género de las escuelas.
        No sigo para que puedas responder sin introducir más y más cuestiones para evitar dar una respuesta concreta.

  2. Lo siento, no sé que decir más si no entiendes lo que ya dije. Sigues insinuando que estas personas estén promoviendo una ideología cuando sencillamente hablan de su propia realidad.
    Parece que no ves la diferencia y sospecho que te ahorraste de ver las presentaciones. Si las viste, me queda incomprensible tu insistencia.
    Esta gente no viene desde una ideología para mal interpretar el comportamiento de sus hijos. Es el contrario, inicialmente muchos de ellos no quisieron realizar lo pasaba con sus hijos. Sin embargo el amor para sus hijos los obligaba de aceptar la realidad.

    Me parece también que ni siquiera entiendes la diferencia entro lo que para ti es la “ideología de género” del feminismo radical del siglo pasado (tengo realmente que repetir que esta radicalidad es algo del pasado y el pensamiento moderno es mucho más diferenciado?).
    Las feministas de género de los años 50 – 70 sostenían que toda expresión de género sea algo aprendido, construido y que el sexo no cuenta nada, jamás.

    Realmente hay muchas influencias culturales y sociales que influencian nuestra idea de lo que debe ser un hombre o una mujer. La moda de los cabellos, los vestidos (burka o minifalda para las mujeres, chaqueta y corbata o jeans para los hombres), los colores rosa y celeste, la manera de caminar, maquillarse o no, la manera de hablar y reír o de sentarse (piernas abiertas o cerradas) y mucho más.
    Estas influencias socio-culturales cambian obviamente durante la historia y de país en país.
    Transmitimos estos modelos a través nuestro propio comportamiento, a través de personas públicas pero también como hablamos con nuestros hijos. “No llores cada rato, no seas una niña!” – “esta no es ropa de niño, no la puedes vestir. La gente se ríe!” No hay duda que una parte de nuestra identidad de hombre o mujer se “construye”.

    Sin embargo nadie cree hoy en día que esto es todo y los niños transgénero son la mejor prueba.

    Este tipo de ideología es cosa del pasado y el feminismo radical de los años 50 – 70 ya no existe. Si aún existen huellas, son irrelevantes en nuestros países igual a restos de la ideología marxista-leninista. Sabemos que ciertas ideologías han fallido y nadie hoy en día las considera en serio para explicar nuestra realidad o hasta para aplicarlas.

    La niña a la cuál asignaron el sexo masculino al nacer porque tiene pene y que fue criada como niño, muestra espontáneamente su discordia con esta asignación y se comporta en todo como niña.
    Esto demuestra muy evidentemente que la idea que toda nuestra identidad de género sea totalmente “construida” es un error.
    Parte importante de nuestra identidad de género está “programada” por la manera como nuestro cerebro se desarrolla durante la gestación y esto puede suceder diverso del desarrollo de nuestros genitales.
    Sería hora que también el papa y tú tomen nota que nadie piensa hoy en día como las feministas radicales del siglo pasado y que no hay ningún currículo en el mundo que enseñe a los niños que se puede “elegir su sexo”.

    Sospecho que no has visto el último vídeo (en español), de otra manera no tendría que explicártelo de nuevo. Míralo, no se necesita una inteligencia superior para entenderlo. Nada más una mente abierta y la buena voluntad de aceptar la realidad, aunque sea diferente de los propios dogmas.

    Por lo del “bus del odio”, como lo llaman en muchos, hay que estar ciego por no ver el motivo por qué lo llaman así.
    Si fuera verdad que nuestros genitales y no nuestra mente determinan nuestra personalidad y solo una pequeña minoría se equivoca y cree lo contrario, por qué sería necesario que una organización católica ultraconservadora gaste decenas si no cientos de miles de dólares para afirmarlo en toda España y hasta en los USA?
    Por qué gastar tanto para decir cosas obvias?

    Sin embargo si aceptamos que efectivamente es nuestra mente, la manera como nos sentimos y nos expresamos y no la forma de nuestro cuerpo que nos hace la persona que somos, y que hay niños con vulva y una mente masculina y otros con pene y una mente femenina, cuál puede ser la motivación de gastar tanto para negar su existencia, para influenciar la opinión publica para que la gente piense que son estafadores, locos o hasta potenciales delincuentes sexuales?

    Según tú, cuál es el intento de HazteOir? Crear sentimientos a favor o en contra de estos niños y sus padres? Su campaña quiere ayudar a estas personas o hacer su vida más difícil?
    Si esta campaña no ayuda a estas personas sino les hace la vida más difícil, crees que HazteOir no lo sabe y no lo hace intencionalmente?
    Si lo saben, por qué lo hacen? Por amor u por odio?
    Cuales sentimientos quieren crear con su campaña para esta gente, amor y empatía o rechazo y odio?
    No necesitas responder a mi. Responde a estas preguntas para ti mismo.

    Y pregúntate esto: si Jesús viviera hoy, sería parte de esta campaña o parte de las personas que tienen empatía con estos niños, los aceptan así como son y tratan de ayudarles?

    Ya lo he dicho todo antes, tal vez no lo entendiste.
    Si realmente has visto los vídeos y entendiste lo que te expliqué y no obstante insistes en tus falsas hipótesis, entonces no tengo que decirte nada más.
    Si no obstante todo aún no entiendes, tampoco.
    “Podrás llevar a el burro al río, pero no puedes obligarlo de beber”

    Adiós

    1. Ya suponía que no me ibas a contestar diciéndome qué expresión del bus manifiesta odio a los afectados por discordia de género.

      Y sí, si he visto el último video y otros más. Comprendo el sufrimiento de los padres y de los niños. Les apoyo y estoy convencido de que hay que ayudarles. Pero eso no quiere decir que comparta la razón por la que piensan que les pasa eso a sus hijos ni la solución qué ellos piensan que es la mejor para sus hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s