En los “estudios de género” cualquier estupidez tiene cabida con tal de que agrade a las feministas

letras

(Artículo de Daniel Rodriguez Herrera)

En 1996 el físico Alan Sokal logró que le publicaran en la revista posmoderna de estudios culturas Social Text, publicada por la Universidad de Duke, un artículo titulado La transgresión de las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica, cuya conclusión es que la gravedad cuántica es un constructo social y que, por lo tanto, basta con no creer en ella para que te deje de afectar. Sokal argumentaba en el artículo que la existencia de “un mundo externo cuyas propiedades son independientes de cualquier ser humano individual” era “un dogma impuesto por la longeva hegemonía de la post-Ilustración sobre el punto de vista intelectual en Occidente”.

El mismo día de su publicación, el físico reveló que el artículo era un fraude compuesto por las frases más estúpidas que había podido recopilar de alumnos posmodernistas sobre física y matemáticas. Sokal consideraba que para publicar en una de esas revistas bastaba con disponer de una conclusión ideológicamente correcta (es decir, de izquierdas), un número suficiente de citas a autores como Derrida o Lacan y un uso abusivo de la jerga.

Ahora, el filósofo Peter Borghossian, de la Universidad Estatal de Portland, y el matemático James Lindsay han publicado en la revista Cogent Social Sciences un artículo en el que sostienen que el pene “está detrás de gran parte del cambio climático”. Firmando con los nombres ficticios Jamie Lindsay y Peter Boyle, pertenecientes al inexistente Grupo de Investigación Social Independiente del Sureste, el artículo titulado El pene conceptual como un constructo social ha sido publicado por la revista Cogent Social Sciences y revisado por Jamie Halsall, filósofo de la Universidad de Huddersfield, que ahora no debe saber dónde meterse.

Y es que el posmodernismo no desapareció después del escándalo Sokal, que es lo que debería haber sucedido en cualquier mundo intelectualmente sano. Sigue vivo y coleando porque aunque intelectualmente no se sostenga, ideológicamente resulta muy conveniente para la izquierda académica. Uno de los campos donde ha prosperado es el de los estudios de género, donde cualquier estupidez cuya conclusión guste a las feministas puede encontrar acomodo.

(Seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s