Los enemigos de la Iglesia

1401399975_845542_1401440168_noticia_fotograma

(De una entrevista a Pedro Luis Llera. Fuente: marchandoreligion.es)

Los enemigos de la Iglesia, por una parte, son los impíos, los apóstatas, los comunistas, los liberales; los que propugnan la ideología de género… Los que proclaman que “Dios ha muerto” y viven y legislan al margen de Dios y contra Dios. Son los que se ríen de nosotros o los que nos señalan con el dedo y nos acusan de “homófobos”, de machistas y de fascistas. El siglo pasado asesinaron a miles de católicos, simplemente por serlo. Pero la excusa era que no los mataban por su fe, sino por ser “facciosos”. Poco han cambiado las cosas. Gracias a Dios, de momento no nos matan.

Otros enemigos son los yihadistas fanáticos que se están dedicando a asesinar cristianos en todo el mundo, aunque los medios muchas veces lo silencien. Los islamistas son otro peligro más que evidente.

Pero todavía hay otro enemigo peor que está dentro de la propia Iglesia: son los modernistas. Los modernistas son los quintacolumnistas que buscan destruir la Iglesia desde dentro. No creen en Dios. Su doctrina es puramente inmanentista. Para ellos Jesús es una figura histórica, una persona admirable que luchó contra los poderosos de su época y fue asesinado por sus doctrinas “revolucionarias”. Pero no creen que Jesús sea Dios. Son neo-arrianos. No creen en la resurrección, ni en los milagros, ni en los dogmas de la Iglesia: no creen en la virginidad de María, no creen que sea la madre de Dios; no creen en la transubstanciación, no creen en la presencia real de Cristo en la Santa Hostia. No creen en nada. Quieren convertir el catolicismo en una suerte de religión universal filantrópica, en una ONG que sirva a los propósitos de un nuevo orden mundial con un gobierno global. Los modernistas no creen que Cristo sea el único Salvador ni que no hay salvación fuera de la Iglesia. En realidad, todas las religiones son igualmente válidas para estos herejes. Dios quiere todas las religiones por igual. No hace falta hacer proselitismo… ¿Para qué? Todos van a ir al cielo igualmente… No hay infierno: es un mito, un cuento. Para los modernistas todo son metáforas y símbolos. Nada más.

(De una entrevista a Pedro Luis Llera. Fuente: marchandoreligion.es)

¿Prohibirlo o que sea legal, seguro y gratuito?

chica-adolescente-llorando-en-el-puerto

Siempre que se trata la cuestión o se pretende sensibilizar a la opinión pública sobre la necesidad de acabar con esa práctica que atenta contra la mujer y contra su cuerpo se escuchan argumentos bastante contradictorios. 

Por supuesto que lo ideal sería que tal práctica no se lleve a cabo y para ello es fundamental tomar medidas educativas como prevención. Pero la realidad es que siempre se ha dado, se dá y se dará esa práctica y las mujeres que están dispuestas a hacerlo lo van a hacer. Como consecuencia muchas mujeres quedan gravemente dañadas y ponen en riesgo sus vidas. Hay que sacarlo de la clandestinidad, hay que legalizarlo, hay que ofrecer garantías sanitarias seguras y sin riesgos. 

Estamos ante un problema de salud mundial. Por poner un ejemplo, hay estadísticas de 2016 que indican que en Sudán el 87 por ciento de las mujeres y las jóvenes entre 15 y 49 años han recurrido a esta práctica. Además, en muchos países hay médicos que se lucran con esta práctica para compensar los bajos ingresos en el desarrollo de su actividad. No obstante, el precio para las víctimas es, indudablemente, muchísimo más alto, ya que algunas lo tienen que pagar con su salud física e incluso con su vida.

No se entiende que haya quienes se oponen a su legalización alegando que es una práctica asesina e inmoral, algo totalmente inadmisible y que su legalización en vez de conseguir que disminuya tal práctica la acrecentará. Más aún son partidarios de una prohibición total y de sancionar con penas de cárcel a los autores.

A quienes afirman tales cosas hay que decirles que su negativa no aporta solución alguna y que solo contribuye a que se sigan realizando de forma clandestina con falta de instrumental adecuado y en condiciones sanitarias inadmisibles.

Al estar criminalizada tal práctica, las mujeres quedan estigmatizadas frente a la sociedad, son consideradas como si realizaran una acción criminal, un delito perseguible y que acarrea penas de prisión. No se dan cuenta de que la mujer en esos casos está tomando una decisión que hay que respetar aún cuando uno no esté de acuerdo con ella.

Además, legalizar tal práctica no supone obligar a nadie a realizarla. Quien quiera hacerlo que lo haga y quien no quiera no lo hace y punto. ¿Por qué empeñarse una parte de la población en prohibir e imponer sus criterios morales a la otra cuando a nadie se le obliga a realizarlo? De lo que se trata de es de dejar libertad y respetar la decisión de la mujer.

Por todo ello se entiende que haya mujeres que hayan dicho basta y salgan a la calle a reivindicar: MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA, LEGAL, SEGURA Y GRATUITA.

Parece absurdo, ¿verdad? Pues sustituyamos MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA por ABORTO, y constataremos la verdadera agresión contra la mujer que pretenden quienes defienden el aborto.

Pedir a Dios que nos haga santos

maxresdefault-2

Nuestro Padre Dios, que nos ama infinitamente y quiere nuestro mayor bien quiere nuestra santidad. Es decir, quiere que le dejemos que nos ame; que le dejemos que su amor nos transforme de tal modo que le amemos completamente. En eso consiste la santidad. Pero Dios no nos transforma si nosotros nos resistimos, si nosotros no queremos. La santidad no es tanto obra de las fuerzas de cada uno como la docilidad y el dejar que la fuerza de Dios haga brillar en nosotros el amor de Dios. La santidad es un don. Un don que Dios quiere otorgarnos a todos. Pero hemos de pedirlo y hemos de dejar que el Señor nos lo entregue transformando nuestra vida sin poner resistencia.

Pensar que es uno el que con su esfuerzo y sus cualidades puede llegar a ser santo es además de falso una actitud llena de soberbia. Hace falta ser conscientes de nuestra nada, de nuestra pequeñez, de nuestra inutilidad. Somos unos niños pequeños ante Dios y sólo de Él podemos esperar que nos transforme. Este es camino de infancia espiritual que tantos santos han recomendado. La santidad  no consiste en hacer grandes cosas, llevar adelante grandes empresas apostólicas. Hemos de presentarnos ante Dios como el niño que por sí nada puede y lo espera todo de su padre. “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra porque haber ocultado estas cosas a los sabios y a los poderosos y haberlas revelado a los pequeños y sencillos” (Mt 18, 3). “Quien no se haga como un niño no puede entrar en el Reino de los cielos” (Mc 10, 15).

 

Gays que dejaron la homosexualidad: “Hoy puedo decir con la cabeza alta que soy un hombre” 

Aunque no sea habitual hablar de ello, existen personas que dejan la homosexualidad con ayuda de terapeutas especializados.

Una de las leyes de adoctrinamiento sexual que han aprobado 11 Comunidades Autónomas, dice textualmente: “Toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género y su orientación sexual”.

Eso sí, si alguien quiere acompañar en ese camino a un individuo que desea abandonar las prácticas y sentimientos homosexuales ejerciendo su “derecho a construir para sí una autodefinición” será sancionado con una multa de hasta 45.000 euros.

A pesar de la amenaza que ya ha vivido en sus carnes Elena Lorenzo, son muchos los profesionales de diferentes disciplinas que están dispuestos a ofrecer esa compañía y orientación a quienes desean emprender ese camino.

Una de las maneras más fáciles de encontrar a estos profesionales es a través de la web en español www.esposiblelaesperanza.com (EPE) que ofrece herramientas para que las personas logren comprender por qué se sienten atraídas hacia otros del mismo sexo. Una vez comprendidas las causas se les ofrece solución, si lo desean. Y se les ayuda para hacer desaparecer o controlar esos sentimientos que les producen sufrimiento, tal y como ellos lo expresan.

“Para mí ha significado prácticamente la muerte y el infierno”, explica Juan de su atracción hacia personas del mismo sexo

Vivir con dolor la Atracción hacia el Mismo Sexo

Si uno escucha con atención y empatía los testimonios publicados en esta web, puede hacerse una idea de ese dolor:

  • Camilo: “Entendí que si continuaba viviendo esa mentira, nunca podría ser feliz”.
  • Vincent: “Toda mi Secundaria, de los 12 a los 14 años, viví mucho sufrimiento y mucha desesperación porque quería una respuesta de por qué me pasaba esto. Y fue mi mayor dolor cuando me dijeron que era una orientación sexual, que era natural y que no podía cambiarse; y yo me sentía destrozado porque yo sabía que no quería ser así“. 
  • Andrés: “Al sentir atracción hacia personas del mismo sexo decidí experimentar y por tanto pasé por muchas cosas en ese mundo. Los actos sexuales no son más que una fuga de la realidad que en el fondo no dejan sino vacío, soledad y tristeza“.
  • Angeluox: “Había algo que no encajaba en el fondo de todo esto. Me pregunté: ¿Si todo era tan bueno y tan feliz porqué todo el mundo estaba solo?”.
  • Juan: “Siempre he tenido que luchar con este terrible problema de la Atracción por el Mismo Sexo (AMS). Sin duda ha sido algo bastante complicado. Para mí ha significado prácticamente la muerte y el infierno”.
  • Enrique: “El lobby gay ha hecho un buen trabajo engañando y encarcelando a las personas en supuestas formas de vida como ‘acéptate y sé libre’. Pero todo ello es una mentira”.

“Mi padre mostraba rechazo a mi madre y ella me lo transmitió a mi. no me sentí apreciado y para  sobrevivir desarrollé la atracción hacia el mismo sexo”, explica Juan

Origen: Gays que dejaron la homosexualidad: “Hoy puedo decir con la cabeza alta que soy un hombre” – Actuall

Abortó tres veces. Un testimonio valioso

Patricia Sandoval, líder pro-vida que experimentó un conmovedor caso de conversión luego de abortar tres veces y trabajar en la multinacional abortista Planned Parenthood

Este video dura 3 minutos y 56 segundos.

Aquí puedes encontrar un testimonio más amplio (29 minutos) de Patricia Sandoval para cuando tengas un poco más de tiempo. Vale la pena.

“La ideología de género es la educación de la mentira”

Un prestigioso neuropsicólogo infantil responde a cuestiones de gran importancia sobre la educación de los ninos en los hogares españoles.

El director del Instituto de Neuropsicología y Psicopedagogía Aplicadas (INPA) de Madrid habla también de la importancia de la vida espiritual y los beneficios que tiene en los hijos y de los grandes sufrimientos con los que se encuentra en la consulta atendiendo a ninos con graves discapacidades y donde la fe puede ayudar sin duda a sobrellevarlos. Por último, aborda el tema del aborto en las personas con discapacidad y las presiones que reciben sus madres para que no den a luz a estos ninos.

Origen: “La ideología de género es la educación de la mentira”

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar