Es más cristiano el que más ama

2cec3975c305817bed2f1efe7f43399e

Se es más cristiano no cuantos más prácticas relgiosas se hacen o cuantas más devociones se tienen o costumbres se realicen. Se es más cristiano en la medida en que se ama más a Dios. Pero tengamos en cuenta que el amor es mucho más exigente que el cumplimiento de unas normas o la profesión de unas verdades, porque el amor exige el ser entero y sólo se contenta con la entrega total. Quien piensa que ser cristiano es aceptar unas verdades y realizar unas prácticas (rezar, asistir a la Misa los domingos, salir en una procesión, etc.) podrá sentirse satisfecho cuando hace esto pensando que está cumpliendo con Dios y que es un buen cristiano.

Es típico el que se cree que es un buen cristiano porque no ha matado ni robado a nadie y porque reza de vez en cuando y asiste a Misa algunas veces o tiene una imagen en su casa de la Virgen o del patrón de su pueblo o ciudad. Ese tipo de cristiano incluso piensa que Dios debe estar contento con él porque hace todas esas cosas. Nada más lejos de la realidad. Si el amor a Dios es la esencia del cristianismo, el verdadero cristiano nunca pensará que ama suficientemente a Dios porque el verdadero amor nunca piensa que ama bastante a la persona amada, sobre todo cuando a quien hemos de amar es a Dios. Podemos decir, como lo han dicho muchos santos, que la medida del amor a Dios es amarlo sin medida. Por eso, el verdadero cristiano nunca estará satisfecho con el amor que tiene a Dios. Siempre le parecerá poco y siempre querrá amarlo más, con más intensidad, con más fuerza. Son demasiados los que confunden el amor a Dios y a la Virgen con un sentimiento, con una serie de emociones que no saben expresar. Una cosa es amar y otra es sentir que se ama. El amor que no se concreta en hechos, en acciones, es un amor abstracto, irreal, mero sentimentalismo.

GuardarGuardar

Dios, en cierto modo, se ha hecho débil

evocacion-720x350.jpg

Dios, de alguna manera, podría decirse que se ha hecho débil al crear a seres libres. El hecho de nuestra libertad es un misterio insondable. Porque una vez que ha hecho a un ser libre, una vez que ha dado voluntad propia a alguien, siempre existe el riesgo de que ese ser, en vez de elegir su bien y su felicidad reconociendo a Dios, amándolo y dándole gloria, se niegue a hacerlo. La libertad no se puede forzar. Nadie puede obligar a otra persona a que la ame. El amor es por su propia esencia algo gratuito. Se da porque se quiere. No puede haber nada ni nadie que me obligue a amar a otra persona, ni siquiera a Dios. Desde luego hay infinitos motivos para que le ame, pero sólo le amaré si yo quiero. Si no quiero amarle puedo negarme a ello aún cuando eso suponga mi perdición, el tormento y el sufrimiento eterno, la mayor infelicidad y amargura, el vacío y la angustia más insoportable.

En una ocasión leí en algún sitio la satisfacción con la que un adolescente incomodaba y desconcertaba a un anciano sacerdote con intención no exenta de cierta chanza y regocigarse en los aprietos del pobre cura planteádole la siguiente cuestión: ¿Podría Dios, siendo Todopoderoso hacer una piedra tan pesada que ni Él mismo pudiera levantarla? El joven, añadía argumentando que en el caso de que no pudiera hacerla, entonces habría que concluir que Dios no es Todopoderoso. Pero si decimos que si que puede hacerla, entonces tampoco sería Todopoderoso porque una vez hecha, el mismo Dios no podría levantarla. Pues bien, este es el misterio de la libertad humana. La libertad humana vendría a ser esa piedra. Una vez que Dios ha hecho a una criatura libre, no puede forzar su libertad. En realidad, lo que sucede es que Dios al crear a una criatura libre ha querido no forzar su libertad. Esto no cuestiona en el poder absoluto de Dios. Pero no es ahora el momento de detenernos en complejas explicaciones filosóficas y teológicas.

GuardarGuardar

El Cielo existe… pero el infierno también

Faustinakowalska

Hay infierno. Hay condenación eterna, para siempre. Lo dice Jesús no una, sino muchísimas veces. Precisamente Él viene para salvarnos de ser condenados. Pero esa salvación no se realizará sin nuestra cooperación, sin la correspondencia de nuestras obras a su gracia. El tema de la existencia del infierno es una verdad de fe. Quien niega la existencia del infierno no profesa la fe cristiana. No es un tema fácil comprender cómo se compagina un Dios infinitamente bueno con la existencia del infierno, pero eso no es razón para negar lo que el mismo Dios nos dice. Será cuestión de estudiarlo más detenidamente más adelante. Pero está claro que la vida cristiana, no puede consistir en procurar no hacer cosas muy malas para evitar ir al infierno.

Como el amor a un padre y a una madre no puede consistir simplemente en procurar no ofenderles para evitar ser castigados, el amor a Dios no puede consistir en eso. Amar a Dios no es evitar ofenderle sino procurar amarle con todo el corazón, con todas las fuerzas, con toda la mente, con todo el ser. No dejar de pensar en Él ni un solo momento, como el enamorado está siempre con su mente en la persona que ama. El mismo Jesús nos lo recuerda en el Evangelio: “El principal de los mandamientos es este: Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas, con todo tu ser”. Y ¿cómo se puede amar a Dios así? Sencillamente queriéndolo. Si uno quiere de verdad amar a Dios así podrá hacerlo pidiendo que Dios se lo conceda. Porque poder amar a Dios así es un don, un regalo que Dios concede a los que se lo piden.

GuardarGuardar

El Cielo existe. Ha sido hecho para ti

El Cielo es real

Si el fin de nuestra existencia es la vida eterna, la felicidad sin fin de estar con Dios, gozando con Él de su alegría infinita y perfecta, lo primero que tendremos que plantearnos quienes queremos ser cristianos, vivir la vida cristiana, es precisamente si es esto lo que buscamos y procuramos por encima de todo, con todo empeño y por encima de cualquier otra cosa. Porque si no es así, entonces, no seremos de verdad cristianos. Si alcanzar la vida eterna y el amor de Dios no es el fin principal y fundamental de nuestra vida y al que todo lo demás está subordinado, entonces no nos hemos enterado aún de qué es ser cristiano.

Es muy fácil que haya quien confunda ser cristiano con ser simplemente una buena persona, una persona que procure hacer el bien y evitar hacer el mal. Pero eso, siendo algo estupendo no es ser cristiano. Es muy fácil que algunos cristianos confundan la vida cristiana añadiendo a lo anterior realizar algunas oraciones o algunas prácticas religiosas. Tampoco esos se han enterado bien de qué es ser cristiano. Hay incluso cristianos que piensan que al final, Dios es tan bueno y misericordioso que perdonará a todos cualquiera que sea el mal que hayan hecho en este mundo y que todos iremos al Cielo. Desde luego ese pensamiento tranquiliza mucho, pero no es eso lo que Jesucristo ha enseñado ni lo que dice en el Evangelio.

GuardarGuardar

Ver a Dios cara a cara

EN-SU-LUZ

El destino del ser humano, como hemos dicho, era gozar de la amistad e intimidad divina. Y eso por una gracia, un don especial que Dios otorgó a la naturaleza humana. Por eso, porque tal vida de unión y amistad con Dios es algo que excede y está por encima de la naturaleza humana la llamamos vida sobrenatural. Nuestro ser, nuestra existencia, según el plan de Dios, es haber sido llamados por Él que es el Amor, por puro amor para vivir con Él, para vivir su vida, para que le conozcamos y amemos. La vida eterna, el cielo, será la visión de Dios cara a cara, una visión de Dios en plena luz, en la misma Luz que es Él mismo, como dice el salmo 35: “En tu Luz veremos la Luz”.

Después del pecado original, a través de los siglos, Dios se fue comunicando con los hombres de diversos modos y en diversos momentos. Es muy probable que no sepamos muchas de esas comunicaciones e intervenciones divinas. Pero sí sabemos, porque Él nos lo ha comunicado a través de lo que llamamos la Revelación, las más importantes para nuestra salvación. Están recogidas en la Sagrada Escritura, es decir, en la Biblia.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Solo Dios puede darnos la felicidad

maxresdefault

Fuera de Dios no cabe la felicidad. Dios es eterno relámpago de inteligencia, fuego eterno de amor, el mismo Ser que subsiste por sí, infinito y eterno, perfecta Luz y Bien inefable que se posee a Sí mismo. Es la Alegría y Felicidad absoluta y perfecta. No podemos hacernos una idea, siquiera aproximada de cómo es Dios. A pesar de que Él nos ha ido revelando muchas cosas, nuestra capacidad es tan limitada que nos resulta más fácil entender lo que no es Dios que lo que es. Y aunque nuestras ideas acerca de cómo es Dios resultan muy pobres a causa de nuestra limitación, sí podemos estar seguros de algunas cosas sobre su naturaleza. Nuestra razón, aunque limitada puede alcanzar ciertas verdades sobre la naturaleza divina. Y así lo hicieron de hecho los filósfos griegos. Por la razón podemos alcanzar que existe un Ser supremo, causa de todo lo que existe, que es único, que es inteligencia infinita, todopoderoso.

GuardarGuardar

GuardarGuardar