El Cielo existe… pero el infierno también

Faustinakowalska

Hay infierno. Hay condenación eterna, para siempre. Lo dice Jesús no una, sino muchísimas veces. Precisamente Él viene para salvarnos de ser condenados. Pero esa salvación no se realizará sin nuestra cooperación, sin la correspondencia de nuestras obras a su gracia. El tema de la existencia del infierno es una verdad de fe. Quien niega la existencia del infierno no profesa la fe cristiana. No es un tema fácil comprender cómo se compagina un Dios infinitamente bueno con la existencia del infierno, pero eso no es razón para negar lo que el mismo Dios nos dice. Será cuestión de estudiarlo más detenidamente más adelante. Pero está claro que la vida cristiana, no puede consistir en procurar no hacer cosas muy malas para evitar ir al infierno.

Como el amor a un padre y a una madre no puede consistir simplemente en procurar no ofenderles para evitar ser castigados, el amor a Dios no puede consistir en eso. Amar a Dios no es evitar ofenderle sino procurar amarle con todo el corazón, con todas las fuerzas, con toda la mente, con todo el ser. No dejar de pensar en Él ni un solo momento, como el enamorado está siempre con su mente en la persona que ama. El mismo Jesús nos lo recuerda en el Evangelio: “El principal de los mandamientos es este: Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas, con todo tu ser”. Y ¿cómo se puede amar a Dios así? Sencillamente queriéndolo. Si uno quiere de verdad amar a Dios así podrá hacerlo pidiendo que Dios se lo conceda. Porque poder amar a Dios así es un don, un regalo que Dios concede a los que se lo piden.

GuardarGuardar

El Cielo existe. Ha sido hecho para ti

El Cielo es real

Si el fin de nuestra existencia es la vida eterna, la felicidad sin fin de estar con Dios, gozando con Él de su alegría infinita y perfecta, lo primero que tendremos que plantearnos quienes queremos ser cristianos, vivir la vida cristiana, es precisamente si es esto lo que buscamos y procuramos por encima de todo, con todo empeño y por encima de cualquier otra cosa. Porque si no es así, entonces, no seremos de verdad cristianos. Si alcanzar la vida eterna y el amor de Dios no es el fin principal y fundamental de nuestra vida y al que todo lo demás está subordinado, entonces no nos hemos enterado aún de qué es ser cristiano.

Es muy fácil que haya quien confunda ser cristiano con ser simplemente una buena persona, una persona que procure hacer el bien y evitar hacer el mal. Pero eso, siendo algo estupendo no es ser cristiano. Es muy fácil que algunos cristianos confundan la vida cristiana añadiendo a lo anterior realizar algunas oraciones o algunas prácticas religiosas. Tampoco esos se han enterado bien de qué es ser cristiano. Hay incluso cristianos que piensan que al final, Dios es tan bueno y misericordioso que perdonará a todos cualquiera que sea el mal que hayan hecho en este mundo y que todos iremos al Cielo. Desde luego ese pensamiento tranquiliza mucho, pero no es eso lo que Jesucristo ha enseñado ni lo que dice en el Evangelio.

GuardarGuardar

La Paternidad divina

maxresdefault-2

Dios nos ama como un padre ama a sus hijos. Así lo recoge el Antiguo Testamento y especialmente nos lo dice Jesús en los Evangelios. Jesús nos enseñó a dirigirnos a Dios llamándolo Padre nuestro. Pero no podemos amar a Dios como padre si no amamos a todos los hijos de Dios que forman con nosotros una sola familia divina. Por el mismo hecho de ser hijos de Dios, todos somos hermanos. El amor fraterno nace del amor filial. Hay un solo amor, el amor a Dios y en Él el amor a todo lo que Él ama.

Es un tremendo error confundir el amor del cristiano con una simple actitud natural de benevolencia, de solidaridad o beneficencia entre los hombres, fundada solamente en la misma condición de seres humanos. Eso es mera filantropía, mero humanismo, pero no verdadera fraternidad, porque no se puede ser hermanos sin ser hijos de un mismo Padre. La verdadera fraternidad entre los hombres proviene del don de Dios que nos hace hijos suyos y no de la mera naturaleza humana. Por eso la verdadera fraternidad y la filiación divina consiste en una vida nueva que sobrepasa a la vida natural. Es la vida de la gracia, del don de Dios, la vida divina, la vida sobrenatural.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

SOBRE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO Un libro imprescindible

Captura de pantalla 2018-02-06 a las 11.34.46

Si alguien está de verdad interesado en saber qué es y en qué consiste la Ideología de género y todo el trasfondo que lleva consigo sin que le engañen y le den gato por liebre, entonces tiene que leer este libro.

Aquí se ofrecen datos, hechos. Y contra los datos y los hechos no cabe discusión. Luego uno podrá valorar los datos y sacar sus propias conclusiones. También lo hace la autora. Pero lo que otros no hacen es presentar los hechos sino engañar.

La autora, antigua activista y feminista radical, muestra con clarividencia y conocimiento minucioso los datos y procesos seguidos por la “revolución sexual” y la agenda global tanto de la ONU y la Unión Europea, para financiar, fomentar, implantar y legislar en todo el mundo de forma totalitaria, asumiendo la “Ideología de género”.

Así como Solzhenitsyn desenmascaró el Comunismo, del mismo modo G. Kuby desenmascara la “Ideología de Género”.

BIBLIOGRAFÍA SOBRE IDEOLOGÍA DE GÉNERO:

¿Qué quiere decir «género»? Burggraf, Jutta. Editorial Promesa, San José, 2001.

Diez temas de género. Elósegui, María. EUNSA, Madrid, 2002.

La agenda de género. Redefiniendo la igualdad. Dale O´Leary (2008). Editorial Promesa

El libro Negro de la Nueva Izquierda: Ideología de Género o subversión cultural. Agustín Laje – Nicolás Marquez. Unión Editorial, 2016.

La ideología de género. Jesús Trillo-Figueroa. Libros libres, 2009.

Relativismo e ideología de género. Pedro Trevijano. Voz de Papel, 2015.

Ideología de género. Pretensiones y desafíos. Eugenio Alburquerque, CCS, 2017.

OTROS ARTÍCULOS SOBRE IDEOLOGÍA DE GÉNERO:

¿Qué es la ideología de género?

Cómo perjudica a los niños la “ideología de género”

Sin orgullo LGTB

En los “estudios de género” cualquier estupidez tiene cabida con tal de que agrade a las feministas

Más pretensiones inaceptables de la “ideología de género”

Imposiciones de la ideología de género (2ª imposición)

Imposiciones ideológicas de la leyes LGTBI (1ª imposición)

IDEOLOGÍA DE GÉNERO Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

¿Qué es el feminismo radical?

IDEOLOGÍA DE GÉNERO

 

Ver a Dios cara a cara

EN-SU-LUZ

El destino del ser humano, como hemos dicho, era gozar de la amistad e intimidad divina. Y eso por una gracia, un don especial que Dios otorgó a la naturaleza humana. Por eso, porque tal vida de unión y amistad con Dios es algo que excede y está por encima de la naturaleza humana la llamamos vida sobrenatural. Nuestro ser, nuestra existencia, según el plan de Dios, es haber sido llamados por Él que es el Amor, por puro amor para vivir con Él, para vivir su vida, para que le conozcamos y amemos. La vida eterna, el cielo, será la visión de Dios cara a cara, una visión de Dios en plena luz, en la misma Luz que es Él mismo, como dice el salmo 35: “En tu Luz veremos la Luz”.

Después del pecado original, a través de los siglos, Dios se fue comunicando con los hombres de diversos modos y en diversos momentos. Es muy probable que no sepamos muchas de esas comunicaciones e intervenciones divinas. Pero sí sabemos, porque Él nos lo ha comunicado a través de lo que llamamos la Revelación, las más importantes para nuestra salvación. Están recogidas en la Sagrada Escritura, es decir, en la Biblia.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Creado a imagen y semejanza de Dios

expulsion paraiso

El judaísmo y el cristianismo, afirman que ese Dios, nos ha creado capaces de entrar en relación con Él. Pero que en el origen, el ser humano no fue fiel a la amistad que Dios le ofreció sino que queriendo ser como Dios, le desobedeció. Esta ofensa supuso una ruptura, una caída, que el cristianismo denomina “pecado original”. La descripción que hace la Biblia en el libro del Génesis es un relato que no pretende darnos una crónica histórica y detallada de lo que sucedió, sino transmitirnos unas verdades religiosas fundamentales. El ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios como varón y mujer, fue hecho para gozar eternamente de la amistad divina y de todas las criaturas que Dios hizo para él. De todas las criaturas del universo, el único ser que goza de la dignidad de ser imagen y semejanza divina es el ser humano.

Solo Dios puede darnos la felicidad

maxresdefault

Fuera de Dios no cabe la felicidad. Dios es eterno relámpago de inteligencia, fuego eterno de amor, el mismo Ser que subsiste por sí, infinito y eterno, perfecta Luz y Bien inefable que se posee a Sí mismo. Es la Alegría y Felicidad absoluta y perfecta. No podemos hacernos una idea, siquiera aproximada de cómo es Dios. A pesar de que Él nos ha ido revelando muchas cosas, nuestra capacidad es tan limitada que nos resulta más fácil entender lo que no es Dios que lo que es. Y aunque nuestras ideas acerca de cómo es Dios resultan muy pobres a causa de nuestra limitación, sí podemos estar seguros de algunas cosas sobre su naturaleza. Nuestra razón, aunque limitada puede alcanzar ciertas verdades sobre la naturaleza divina. Y así lo hicieron de hecho los filósfos griegos. Por la razón podemos alcanzar que existe un Ser supremo, causa de todo lo que existe, que es único, que es inteligencia infinita, todopoderoso.

GuardarGuardar

GuardarGuardar